EL CLIMA LABORAL Y EL AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD

El clima laboral o clima organizacional es el ambiente que se vive dentro de una organización y puede tornarse en un ambiente cálido o tenso dependiendo de los factores que estén ejerciendo influencia.

La prioridad principal de toda empresa es lograr la productividad, obtener mayores resultados a través de la optimización de los recursos y la mejor administración del tiempo. La relación entre la cantidad de recursos utilizados y los resultados obtenidos.

Tomando en cuenta los factores que influyen para lograr un buen clima organizacional y obtener una alta productividad muchos de ellos intervienen de la misma manera. Entre estos factores de éxito tenemos a aquellos en que la empresa puede ejercer el control y otros que son factores que escapan al control directo de una empresa como la legislación, la demanda, el nivel de la competencia o la disponibilidad de las materias primas.

Para nuestro tema, nos enfocaremos en los factores controlables por parte de la empresa y que no depende de su situación económica.

Dentro de los factores controlables que impactan en la productividad y el clima laboral se encuentran la innovación y el desarrollo de la tecnología; que ayuda a mejorar la calidad de los productos, servicios y que propicia el análisis de los procesos para deshacernos de aquellos que no aportan valor. La aplicación de estos factores tan apreciados frente a un mercado competitivo dependerá de la situación económica de la empresa.

Po otro lado; otros factores controlables por la empresa que impactan fuertemente en el clima organizacional y en la productividad y que no depende de su situación económica está la definición de metas y objetivos, la motivación; la planificación, la organización, el trabajo en equipo, el incentivo a la creatividad, la gestión del tiempo, capacitaciones constantes, las comunicaciones estratégicas efectivas y entre otros.

Los altos ejecutivos de las empresas tienen como máxima responsabilidad la de establecer objetivos y metas claras y de asegurarse que estos se difundan desde los niveles más altos de la empresa hasta los niveles operativos para que sean entendibles. Ellos reconocen que para lograr una gran motivación todo empleado debe tener bien claro los objetivos al cual debe estar enfocado. El saber a dónde se quiere llegar se convierte en fuente poderosa de motivación. Si todos los empleados tienen los objetivos claros todos van a un solo ritmo lo que fomenta la sinergia que está relacionado al trabajo en equipo que hace que los trabajadores hagan cada vez mejor su trabajo. Cuando se trabaja en equipo se mejora el esfuerzo individual. Esto permitirá desarrollar un buen ambiente laboral cálido y armónico impactando en la productividad.
La motivación también se logra cuando un jefe tiene la capacidad de delegar las tareas a sus demás trabajadores porque al participar de las decisiones de la empresa hace que se sientan valorados y perciban su confianza.

Los altos ejecutivos de las empresas tienen como máxima responsabilidad la de establecer objetivos y metas claras y de asegurarse que estos se difundan desde los niveles más altos de la empresa hasta los niveles operativos para que sean entendibles. Ellos reconocen que para lograr una gran motivación todo empleado debe tener bien claro los objetivos al cual debe estar enfocado. El saber a dónde se quiere llegar se convierte en fuente poderosa de motivación. Si todos los empleados tienen los objetivos claros todos van a un solo ritmo lo que fomenta la sinergia que está relacionado al trabajo en equipo que hace que los trabajadores hagan cada vez mejor su trabajo. Cuando se trabaja en equipo se mejora el esfuerzo individual. Esto permitirá desarrollar un buen ambiente laboral cálido y armónico impactando en la productividad.

La motivación también se logra cuando un jefe tiene la capacidad de delegar las tareas a sus demás trabajadores porque al participar de las decisiones de la empresa hace que se sientan valorados y perciban su confianza.

La flexibilidad es un tema importante a tomar en cuenta como parte de la motivación del empleado. Los permisos para atender asuntos personales urgentes son muy valorados por los trabajadores porque se da cuenta que es entendido y es tratado como un ser humano común que puede sufrir cualquier inconveniente y tendrá la total confianza de hacérselo saber a su jefe inmediato.

La comunicación externa e interna son también factores de éxito que propician un buen clima laboral y finalmente incremento de la productividad. Un trabajador que se encuentra en una empresa que posee una buena imagen institucional se sentirá orgulloso de seguir trabajando allí por muchos años y estará motivado de seguir esforzándose para lograr un reconocimiento.

Un empleado pasa la mayor parte del día en su centro de trabajo y es donde mantiene mayores relaciones interpersonales con su jefe inmediato y sus compañeros de trabajo que con su familia y sus hijos; por ello; vivir cada día en un entorno favorable, un clima laboral cálido que lo motive a dar su máximo esfuerzo cada día dependerá del tipo de liderazgo que se ejerza en la empresa. El liderazgo participativo o consultivo serán los más favorables; pues son los líderes quienes definen los objetivos y metas claras y los responsables de hacerlos llegar a todo nivel. Cuando el empleado sabe a dónde va se sentirá más motivado. La delegación de tareas hará que el empleado se sienta más valorado, cuando se lo hace participa en las decisiones de su área o departamento. La comunicación efectiva tanto externa e interna y hacia todo nivel hará que se sienta orgulloso de la empresa si existe coherencia entre las políticas y las normas relacionadas a su pasión y sus intereses. Las capacitaciones constantes para desarrollar sus habilidades y mejorar su desempeño dentro de la empresa. La flexibilidad frente a entender sus necesidades y sus preocupaciones y los reconocimientos que recibe ante un trabajo bien hecho que para algunos pueden ser días libres, bonos u otros sistemas de recompensas, etc.

Frente a un ambiente cálido, de armonía, un buen ambiente laboral; todo fluye con facilidad, la planificación de las propias tareas, la gestión de sus propios tiempos, la participación de los empleados y la confianza a que tomen decisiones más específicas en los niveles en que se encuentren, las recompensas que se usan para motivar al empleado, tratando de satisfacer sus necesidades de prestigio y de estima. Por lo tanto todos los empleados y el personal de dirección forman un equipo.

En resumen; cuando al trabajador le delegan las tareas se sentirá confiado; valorado y comprometido en hacer un buen trabajo. El compromiso se logra ante los permisos obtenidos, la flexibilidad de la empresa. Las capacitaciones constantes, los sistemas de recompensas, la comunicación, etc. Todo ello generará un colaborador con una alta motivación y todo aquel factor controlable por las empresas generarán un ambiente cálido.

Un buen clima laboral y la productividad se logran cuando el colaborador entiende que sus responsabilidades van más allá del simple cumplimiento de unas funciones específicas y que en realidad lo que importa es que los procesos en los que está involucrada la empresa se realicen porque con ello se benefician todos.

Empleado motivado = buen clima laboral = aumento de la productividad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.