¿Cansado de llenarte de tanto conocimiento y no poner a la práctica nada?

¿Te cuesta poner en práctica lo aprendido?

Ahorra tiempo y energía, desde hoy mismo, y pon en práctica lo aprendido de manera sencilla.

¿Por qué seguir sacrificándote por nada? ¡Está bien!, ya llevé el programa de liderazgo, terminé mi maestría en finanzas, tengo el acceso por siempre a mi curso online de marketing digital y ¿por qué no me siento feliz?, ¿por qué llega un sentimiento de culpa y frustración al pensar en toda la inversión que hice y no puse en práctica nada de lo que aprendí? ¿Te resuena algo de esto?

A lo que me refiero es que cuando tenemos un problema, empezamos a buscar información de cómo resolverlo y al encontrarla nos llenamos de emoción y creemos que hemos descubierto el “Santo Grial”, y luego ¡upps! algo pasó. Por alguna razón no aplicamos esa solución aprendida a nuestro problema, nos cuesta poner en práctica lo aprendido.

Puedes llenarte de mucho conocimiento, pero si no lo llevas a la práctica de nada vale. Es más, con el tiempo no lo recordarás porque la práctica hace que refuerces más tus conocimientos. 

Hoy en día, con el avance de la tecnología, los cambios están a la orden del día, así que lo que aprendas hoy, tendrá una vida útil muy corta, es decir ese conocimiento caducará muy pronto, por lo que si no lo aplicas ahora habrá sido una pérdida de dinero, tiempo y energía.

Muchos profesionales que atiendo frecuentemente, no logran sentirse capacitados para poner en marcha sus negocios a pesar de haber adquirido muchos conocimientos, llegan con un gran sentimiento de culpa y frustración por no haber hecho lo que se propusieron.

Si realmente quieres tener una vida en paz, sentirte orgulloso y satisfecho por el trabajo que haces, de ayudarte a ti mismo a resolver tus propios problemas y a los que más amas, aplica todo lo que aprendas.

Debes saber que hay muchas personas que necesitan de eso que sólo tú sabes, si no lo haces, conforme vayan avanzando los años te irás llenando de reproches, amarguras y culpándote a ti mismo.

Los ingredientes perfectos para la frustración y quedarte atado en el “hubiera” son la procrastinación, la falta de propósito, la desorganización, el síndrome del impostor, el perfeccionismo, la pereza, el miedo y peor aún, el “darte cuenta de tu situación actual”, mirar que está lloviendo, seguir parado en el mismo lugar, ver que estás mojándote y ¡no hacer nada!

Esta es la razón por la que muchas personas se quedan “en el medio del camino”, no logran alcanzar sus metas y sueños, están convencidos que aún no saben lo suficiente y creen que el conocimiento sin “poner en práctica lo aprendido” les dará la seguridad que necesitan.

Ahora bien, empiezas a preguntarte, ¿Qué me pasa? ¿Por qué sigo llenándome de información sin aplicar nada? Mis finanzas son un fracaso, no puedo controlar mis emociones y ser el líder que mi equipo de trabajo y mi familia necesita. ¿Qué puedo hacer para eliminar este mal hábito?

A lo hecho pecho ¿verdad? Lo importante es reconocer el problema que tenemos, y comprometernos ¡sí o sí a cambiar!

Nada funciona mejor que empezar un nuevo proyecto con un gran compromiso y determinación por dar lo mejor de nosotros, por ello, para ayudarte a cumplir tus metas y empezar hoy mismo a poner en práctica algo que ya hayas aprendido o desees aprender, he creado esta guía para ti, un paso a paso sencillo que te permita ganar impulso y llevarte a la acción. 

¡Empecemos!

1 Identifica tu propósito: El propósito no es otra cosa que encontrarle un sentido a lo que haces. Es identificar las razones o motivos para hacer esto o aquello. Con un fin en mente, un propósito claro, la idea de empezar algo te generará una gran motivación aún en momentos de dificultades. Encontrar tu propósito te permite estar más focalizado, convertirte en un especialista en tu tema, más que en un generalista. 

Para identificar tu propósito puedes ayudarte con las siguientes preguntas: ¿Para qué quiero aprender esto? ¿Realmente es importante para mí? Lo mágico de estas preguntas es que a través de tus respuestas te darás cuenta si estás en el camino correcto o no, si es así, harán que te sientas emocionado y con una gran motivación para hacerlo. Tienes que buscar una razón que a ti te motive, lo que a ti te haga emocionarte, lo que tu consideres importante para ti.

2 Integra la teoría con la práctica. Estudia o lee algo que sabes que lo vas aplicar ¡ya¡ De nada sirve que te matricules a un programa de negocios si tienes un empleo que te lleva más de 10 horas al día y sabes que el poco tiempo que dispones lo das a tu familia, si te pones a estudiar programación de páginas web cuando no tienes la tuya o si estás pensando en estudiar algo, pero lo aplicarás cuando regreses de tus vacaciones, entonces te olvidarás rápidamente lo aprendido. 

Es un buen momento para empezar a aprender algo cuando precisamente tienes un problema que solucionar y necesitas poner en práctica dichos conocimientos, de esa manera, tu aprendizaje será más efectivo y será difícil que lo olvides. La mejor forma es ir llenándote de la información e ir aplicando poco a poco, además, hará que exista un gran entusiasmo y compromiso en ti.

3 Crea tus mapas mentales. Estos diagramas que se utilizan para representar ideas, conceptos o palabras que van relacionados a un tema central de todo lo que vayas aprendiendo hará que veas más claro el panorama y te des cuenta qué puntos te faltan aprender o si ya cuentas con la información necesaria para ponerte en marcha. Los mapas mentales te ayudarán a crear tu propio proceso o método, aquel que te resulte más cómodo para ti.

Haz un mapa mental de los pilares fundamentales de tu temática para que al aplicarlo te sea más fácil y conforme vaya pasando el tiempo lo tendrás todo en tu cabeza, eso te dará la experiencia que necesitas. Entonces, ¿cómo te darás cuenta que necesitas más información? Si haces tu mapa mental, llegarás a un momento en que veas que ya está completo, entonces punto final y pasa a la acción.

4 Haz un plan de acción: Ahora que ya tienes clara la información, es momento de poner en práctica lo aprendido. En una hoja de cálculo crea un cuadro, con siete columnas:

En la columna 1. Haz una lista de todas las actividades que necesitas poner en práctica.

En la columna 2. Escribe las razones, la importancia de realizar dicha actividad. Si no tiene tanta relevancia entonces descártala.

En la columna 3. Pon una marca o escribe un número que identifique la prioridad de cada actividad, es decir cuál será la tarea número 1, 2, etc, que realizarás.

En la Columna 4. Divide cada actividad en tareas pequeñas. Toda actividad siempre tiene secuencias, entonces haz una lista de qué pasos hay que seguir para completar dicha actividad.

En la Columna 5. Asígnale un tiempo a cada tarea, establece tiempos de min 15m o máx de 45min. con la finalidad que no abandones. Verás que tu cerebro después de iniciar una actividad va a querer continuar.

En la Columna 6. Haz una lista de recompensas que podrías recibir después de haber realizado una tarea. Por ejemplo, leer un libro, acariciar a tu perro o tu gato. Elige actividades que no te lleven más de 10 o 15 min.

En la Columna 7. Es momento de analizar los resultados. A final del día identifica cuáles son las razones del porque no se completaron las actividades y qué plan pondrás en práctica para que no vuelvas a postergar dicha tarea.

¡Ahora sí! Llegó el momento de hacer un llamado “a tu compromiso y determinación”. Únete a la red de profesionales que saben que “Con voluntad y Coraje se logra lo que deseas”.

Escríbeme en los comentarios que quiero saber cómo puedo seguir ayudándote…😉✌🏻💯

 

1 comentario en “¿Te cuesta poner en práctica lo aprendido?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.